La guerra de ecosistemas: al rojo vivo

Desde hace décadas, diversas empresas de tecnología se han enfrentado, y solo una ha salido con la frente en alto. Podemos recordar épocas pasadas, cuando los gigantes del software Microsoft y Apple se enfrentaban por ver quién tenía la mayor cuota de uso en las computadoras personales en su apogeo y también podemos recordar las recientes luchas feroces de Google y Microsoft para ver quien reina en el campo del correo personal y de los buscadores web, por nombrar algunos ejemplos.

A lo largo de los años, los gigantes informáticos han batallado por muchos medios, ya sea mediante campañas publicitarias, en los tribunales y con diversos bloqueos. Esto viene desde hace muchísimo tiempo, y ultimamente se ha intensificado aún más. Pero hoy en día… ¿es esto suficiente para ganar la guerra en la que vivimos?
Les sorprenderá saber que la respuesta es un claro y rotundo NO, pues la guerra en la que vivimos no es una guerra como las de antes, no es ni de contenidos ni de productos, sino que va más alla, es una guerra de ecosistemas, y es una guerra en la que nadie puede permitirse perder. Es todo o nada.

En que se basa la guerra de ecosistemas

Google, Apple, Amazon y Microsoft (entre otros) ofrecen distintos ecosistemas. Van más allá de simples sistemas operativos como hace unos años. Hoy en día el mismo sistema esta presente en diferentes dispositivos y además se ofrecen diversos contenidos (por ejemplo: música, aplicaciones, películas) y servicios (sincronización de contactos y configuraciones y tecnologías propietarias tales como AirPlay o Xbox SmartGlass) específicos para estos.
Estas empresas compiten entre sí, en innovación, precios, marketing y hasta en los tribunales. Hay que usar todas las armas disponibles para ganar al consumidor final. Este es más valioso que hace una década, ahora no solo compra los dispositivos, sino que además utiliza las tiendas de los fabricantes para comprar su contenido.

Lo que está en juego

Al ofrecer tanto contenido y al ser este exclusivo a un ecosistema, los usuarios que compran el dispositivo de un ecosistema invierten en sus contenidos, por lo que tienen un “compromiso” con este. Una aplicación que se compra en el App Store puede funcionar en el iPad y iPhone de un mismo usuario y una app de Google Play funciona en los diversos dispositivos con Android que uno obtenga, pero estos no se pueden utilizar entre ecosistemas. Una app que uno compra en Google Play no funcionará en un iPad. Tarde o temprano llega un momento que uno invirtió tanto en el ecosistema, utilizando sus productos y comprando sus contenidos que no deseará cambiarse a otro.
A consecuencia de lo recién mencionado, los usuarios cada vez requieren más conocimiento e información para encontrar los dispositivos apropiados para ellos y el ecosistema adecuado para cada uno. Cada vez los consumidores están mas al tanto de la información y de lo que compran, ahora saben que no compran solo un celular, sino que compran mucho más. Lo que haga una empresa es tan importante como lo que ofrezca, la innovación que ofrezca y el marketing que haga. Más que nunca hay que recordar: la batalla de los ecosistemas está en manos de los consumidores.
Cada vez que Apple, Amazon, Google o Microsoft no venden un dispositivo, no es solo el dinero por la venta no concretada el que no obtienen, sino que pierden un cliente potencial, que adquiera sus dispositivos y servicios hoy y en el futuro. Es por eso que empresas como Amazon y Google decidieron ir por el mercado de precios bajos, ya que lo que les interesa a ellos no es el dispositivo que vendieron, ya que no hay un margen de ganancia, sino que lo que les interesa es la inversión en el ecosistema que hará el consumidor. Apple tiene esto muy claro, y lo contrarresta al poner funciones exclusivas y propietarias como iMessage y AirPlay. Estas son tecnologías que hacen que uno se quede en su ecosistema y no quiera cambiar del mismo y esto se ve en las cifras de fidelidad a la marca. Si alguien compra un iPhone, es mucho más probable que se compre un iPad antes que un Nexus.

Todavía queda mucho que batallar

Todo dice que 2013 será el año de los dispositivos de bajo coste pero de buenas especificaciones. Con el ingreso de la familia Nexus de Google y Kindle de Amazon, que ofrecen terminales de calidad y velocidad a precios bajos, el resto de los gigantes tecnológicos tienen que despertar y apuntar a los precios bajos, que según la tendencia, son los que se venden más y atraen potenciales clientes, que pueden acceder y probar diversos ecosistemas con una mínima inversión.
En un futuro cercano veremos la batalla por los mercados emergentes, a la cual se quiere asomar Facebook y alguna que otra empresa más, en los cuales se nota una explosión en la compra de Smart Phones y dispositivos de entretenimiento. El que logre llegar bien parado a estos mercados, tendrá en sus manos consumidores muy importantes. La batalla esta servida.


Categorías

General

Googlelizados

Googleliados era una web dedicada a Google y sus servicios y aplicaciones. Actualmente está integrado en Androidsis.com para hacer una web sobre... Ver perfil ›

Escribe un comentario