Moto Z, análisis y opinión

Motorola dio un nuevo giro a su gama alta al presentar la línea Moto Z. El fabricante dejó la nomenclatura X para dar un lavado de cara a su gama de dispositivos más premium, una serie de dispositivos que cuentan con un sistema modular. 

Ya en su momento os dimos nuestra opinión tras probar el Moto Z Play, ahora le toca el turno al modelo más vitaminado. Sin más os dejamos con nuestra review en vídeo y en español del Moto Z, un teléfono realmente atrevido y rompedor. 

Diseño 

Si por algo destaca el Moto Z es por su diseño. Y es que el Moto Z no es un teléfono aburrido, todo lo contrario. El terminal destaca a simple vista por esas curvas tan características y ese mínimo grosor. 

Y es que el Moto Z tiene un grosor de 5.2 mm, unas medidas que hacen del Moto Z un dispositivo muy agradable en la mano y que encaja perfectamente en el bolsillo. En este aspecto impresiona el hecho de que no te des cuenta ni de que lo llevas en el bolsillo. Y todo esto sin perder esa aura de Motorola tan característica. 

Un detalle que nos sorprende bastante en cuanto al diseño del Moto Z lo vemos en la parte inferior del frontal, donde hay un botón de inicio que realmente no es ningún botón sino que funciona como sensor de huellas dactilares. 

Este detalle al principio no me gustaba ya que hasta que te acostumbras se te hace raro tener ahí el botón y que no funcione, aunque tras unos días de uso he de decir que no he echado de menos el botón físico. 

Aprovecho para comentar que la identificación dactilar en el Moto Z es sencillamente perfecta ya que el dispositivo detecta nuestra huella al momento sin ningún problema. 

En el lateral derecho es donde nos encontramos con las teclas de control de volumen y el botón de encendido y apagado del terminal. Y aquí tengo que decir que el botó nde encendido y apagado no es accesible de forma natural al coger el teléfono con una mano.  

Al estar tan pegado a los controles de volumen y contar con la misma separación que entre ellos y el mismo tamaño hace que sea muy fácil equivocarse. Motorola ha puesto un ligero relieve para diferenciarlo, pero ya os digo que es muy fácil equivocarse de botón, a mí personalmente me ha pasado de forma constante.  

Volviendo al tema del grosor, hay que decir que esos 5.2 mm se tenían que pagar de alguna manera. Por un lado tenemos la cámara y el altavoz frontal del teléfono que sobresalen notablemente. A mí no me ha molestado durante el tiempo que he estado utilizando el teléfono, pero el tema de que se haya eliminado el puerto de los auriculares es un precio muy alto a pagar por un diseño único. 

Vale, sus 136 gramos de peso y lo delgado que es hacen que el Moto Z siente muy bien en la mano, siendo un dispositivo realmente bien balanceado y con un diseño muy diferente. Pero he echado mucho de menos la salida de auriculares. 

En la caja nos viene un adaptador para conectar unos auriculares a través del puerto usb tipo C pero realmente es molesto ir con ese cable a todas partes por lo que al final la mejor opción es utilizar unos auriculares inalámbricos, con el consecuente consumo de batería. Y el Moto Z no tiene una autonomía demasiado boyante, como veréis más adelante. 

Otro de los detalles más destacables del Moto Z lo vemos en la parte trasera del terminal, donde vemos los conectores de los Mods de Motorola. La parte trasera además cuenta con una funda fabricada en nylon balístico que sienta realmente bien al terminal además de ofrecer un gran agarre. 

Por último, os voy a hablar de la resistencia al agua del Moto Z. En este caso no nos encontramos con ninguna certificación IP que permita sumergir el terminal pero el equipo de Motorola ha apostado por una capa de protección contra salpicaduras que te salvará de más de un buen susto.

Características técnicas del Moto Z

Dispositivo Moto Z Play
Dimensiones 153.3 x 75.3 x 5.2 milímetros
Peso 136 gramos
Sistema Operativo Android 7.1 N
Pantalla AMOLED 5.5 pulgadas con resolución 1440p y 532 ppp
Procesador Qualcomm Snapdragon 820 con ocho núcleos
GPU Adreno 530
RAM 4 GB
Almacenamiento Interno 32 GB ampliables mediante MicroSD de hasta 128 GB
Cámara Trasera 13 megapíxeles con f/2.0 27 /OIS / autoenfoque / detección de caras / panorama / HDR / Doble Flash LED / Geolocalización /Grabación de vídeo 4K
Cámara Frontal 5 MPX /vídeo en 1080p / Flash LED
Conectividad DualSIM Wi-Fi 802.11 a/b/g/n / banda dual / Wi-Fi Direct/ hotspot/ Bluetooth 4.0/ FM radio / A-GPS /GLONASS /BDS / GSM 850 / 900 / 1800 / 1900 ; Bandas 3G (HSDPA800 / 850 / 900 / 1700(AWS) / 1900 / 2100 – NXT-L29 NXT-L09 ) Bandas 4G (1(2100) 2(1900) 3(1800) 4(1700/2100) 5(850) 6(900) 7(2600) 8(900) 12(700) 17(700) 18(800) 19(800) 20(800) 26(850) 38(2600) 39(1900) 40(2300) – NXT-L29) / Velocidad HSPA 42.2/5.76 Mbps y LTE Cat6 300/50 Mbps
Otras Características sistema de carga rápida / Sensor de huellas dactilares/ Puerto Tipo C/Revestimiento nanométrico impermeable (resistente a salpicaduras)/ compatible con los Moto Mod
Batería 2600 mAh no extraíble
Precio 560 euros

Moto Z

Motorola no se  ha cortado a la hora de escoger el hardware del Moto Z. Como habréis podido comprobar en el análisis en vídeo de la review del teléfono modular de Motorola queda claro que el terminal cuenta con una serie de componentes que hacen de este teléfono todo un gama alta.

Y es que estamos hablando de un procesador Qualcomm Snapdragon 820 junto con una GPU Adreno 530  y 4 GB de memoria RAM que permiten mover cualquier juego o aplicación sin problemas, por mucha carga gráfica que estos requieran. Es cierto que a día de hoy ya no hace falta un hardware tan potente para disfrutar de las aplicaciones más punteras disponibles en la tienda de aplicaciones de Google, pero el Moto Z sencillamente vuela.

Si a esto le sumamos el hecho de que el Moto Z cuenta con Android 7.1 N puro, con apenas un par de gestos como agitar el teléfono para activar la linterna y poco más, dejando una versión de Android sin bloatware ni ninguna capa personalizada, tenemos ante nosotros un dispositivo que funciona realmente bien, ofreciendo un gran rendimiento sobre el papel.

Pantalla

Moto Z

Uno de los puntos más importantes en un teléfono es la calidad de su pantalla. Y aquí el equipo de Motorola lo ha bordado integrando en el Moto X Force un panel AMOLED  que alcanza una resolución 2K (1440 x 2560 píxeles) y 532  ppp. Casi nada.

Los colores se ven vivos con una nitidez y unos ángulos de visión excelentes. El equilibrio entre el contraste y el brillo es correcto, permitiendo leer en la pantalla sin problemas al aire libre con fuerte iluminación. Poniendo el brillo al mínimo, no tendrás ningún problema para leer en total oscuridad sin que la luminosidad de la pantalla te moleste.

Decir que la respuesta táctil es perfecta, no he sufrido ningún tipo de retraso utilizando el Moto Z durante este tiempo. Por último destacar que el dispositivo cuenta con unos ángulos de visión más que correctos y un nivel de brillo que permitirá utilizar el teléfono sin problemas en cualquier entorno, por muy iluminado que esté.

Software

Moto Z

Una de las cosas que aprendió Motorola tras su paso por Google era la importancia de ofrecer terminales con una baja personalización. De esta manera el fabricante garantiza unas actualizaciones ligeramente más ágiles que el resto.

Personalmente agradezco que lleguen preinstaladas pocas aplicaciones y de utilidad, como completa galería. Además Motorola ha incluido pequeñas funciones como la de girar dos veces el teléfono para abrir la cámara o sacudirlo para activar el flash que me han parecido muy útiles e interesantes.

Otro detalle me ha encantado es su sistema de notificaciones “Ambient Display” con el que podemos ver quién nos escribe a través de la pantalla AMOLED ya que solo enciende las zonas en blanco. De esta manera podemos ver lo que nos llega al teléfono sin necesidad de desbloquearlo.

Y no me puedo olvidar de sus sensores de proximidad que detectan cuándo hay algún movimiento cercano y activan la hora y las notificaciones de la pantalla. Al principio se me hacía raro, ya que al más mínimo movimiento se activa la pantalla, pero al cabo de un tiempo me ha parecido una opción útil e interesante.

Todo esto bajo Android 7.1 N, funcionando con la experiencia visual de Google Now Launcher. De esta manera nos encontramos con una caja horizontal de aplicaciones de uso rápido e intuitivo.

Autonomía

Moto Z

Si el Motorola Moto Z pesa tan poco y tiene un grosor de 5.2 mm evidentemente tendrá una batería más pequeña de lo esperado. Y su autonomía de 2.600 mAh es una clara muestra de ello. El problema de esta falta de autonomía hace que el Moto Z quede ligeramente por detrás de sus competidores.

Con esto no quiero decir que tengamos que cargar dos veces al día el terminal. Nada más lejos de la realidad. El teléfono aguanta bien un día entero y he alcanzado sin problemas las 4.5 horas de pantalla encendida, pero nada más. Eso sí, su sistema de carga rápida es impresionante. La tecnología TurboPower reduce el tiempo de carga de la batería a poco más de una hora, alcanzando el 50% desde cero en tan solo media hora. Con este tipo de ayuda la falta de batería es un mal menor ya que cuando me he visto un poco apurado he dejado el teléfono cargado unos minutos y ya tenía autonomía suficiente para aguantar unas horas sin problemas.

Por último decir que podemos apurar la autonomía del terminal como quitar las notificaciones en la pantalla apagada o el control de voz, pero hay que tener muy claro que la autonomía del Moto Z es más bien justa.

Cámara

 

La cámara principal del Moto Z es una de las más típicas en un terminal de gama media – alta. En este caso nos encontramos con un sensor de 13 megapíxeles  con apertura f 1.8 y dobgle flash LED con enfoque por láser. Sumando la estabilización óptica de imagen tenemos sobre el papel una cámara muy potente. Y así es.

La cámara del Moto Z es realmente rápida enfocando y disparando capturando una cantidad importante de luz para realizar fotografías de alta calidad. En este aspecto el trabajo es muy bueno ya que en escenarios naturales y con luz suficiente capturaremos unas imágenes que se verán realmente bien, con un nivel de exposición perfecto y unos colores vívidos y nítidos. Las zonas menos iluminadas o en interiores veremos unas fotografías con buena calidad igual aunque podría aparecer el temido ruido.

Aunque el tamaño del sensor, la luminosidad y la poca resolución debería hacer que las fotografías en escenas nocturnas se vieran mejor, la verdad es que el Moto Z no es capaz de gestionar de forma correcta esta información apareciendo el temido ruido y una consecuente pérdida de información. Hay bastante margen de mejora en este aspecto por lo que Motorola tiene que ponerse las pilas para mejorar en este aspecto.

De todas formas en líneas generales la cámara del Moto Z funciona bastante bien, especialmente en entornos bien iluminados pero no es una cámara que esté a la altura de un gama alta ya que queda ligeramente por debajo de sus competidores.

La interfaz nos parece bastante acertada. Destaca por su simplicidad para  apuntar y disparar con accesos directos al flash o el modo HDR, aunque como viene siendo habitual en un terminal de estas características podremos activar el modo manual para ajustar cualquier parámetro de la cámara a nuestro gusto.

Moto Mod,  probando el altavoz JBL SoundBoost

Uno de los elementos más diferenciadores de la línea Moto Z viene con los Moto Mod. Y es que, al más puro estilo Project Ara, el fabricante ha incorporado un conector en la parte trasera del dispositovo para enchufar diferentes periféricos. Yo he probado los altavoces JBL Sound Boost para Moto Z y el resultado ha sido increíble.

En cuanto al diseño, el JBL Sound Boost cuenta con un diseño muy atractivo y unos acabados muy premium. Un detalle que me ha gustado es que viene con una pieza que servirá las veces se soporte invitándonos a disfrutar de contenidos multimedia o videojuegos en compañía.

 

Otro detalle destacable viene con el hecho de que los altavoces JBL cuentan con una batería propia por lo que no consumiremos la batería de nuestro Moto Z o Moto Z Play, sino que son elementos diferentes.

La calidad del sonido es bastante buena, superando con creces lo conseguido con el altavoz situado en la parte frontal, pero sus 115 gramos de peso y su abultado precios(89 euros) hacen que más de un usuario se lo piense dos veces.

Opinión del editor

Moto Z
  • Valoración del editor
  • Puntuación 3.5 estrellas
560 euros
  • 70%

  • Moto Z
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 30 de agosto de 2017
  • Diseño
    Editor: 95%
  • Pantalla
    Editor: 95%
  • Rendimiento
    Editor: 90%
  • Cámara
    Editor: 80%
  • Autonomía
    Editor: 50%
  • Portabilidad (tamaño/peso)
    Editor: 80%
  • Calidad-Precio
    Editor: 80%

Pros y contras

Pros

  • Diseño exquisito
  • Pantalla Super AMOLED
  • Experiencia Android 100%, sin rastro de bloatware

Contras

  • Poca autonomía
Ofertas en móviles y smartwatches
¿Buscas móvil nuevo o un smartwatch? No te pierdas estas ofertas! Podrás escoger tu móvil según el precio, tamaño de pantalla o marca para que escojas el que mejor se adapta a tus necesidades.
Móviles libres de ofertaSmartwatches

Categorías

Reviews

Alfonso de Frutos

Adicto a las nuevas tecnologías y redactor técnico de profesión, llevo escribiendo en medios online desde hace ya unos años, finalmente... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Julián dijo

    La pantalla se estrella y deja de funcionar el display y obviamente ya no sirve el teléfono. Es lo único malo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *