La venta de SwiftKey y las dificultades de los desarrolladores de apps para monetizar su trabajo

 

Desarrolladores terceros

Esta semana hemos tenido una de las noticias más llamativas de los últimos meses y tiene que ver con un teclado que hemos estado utilizando muchos durante estos años en Android. Un teclado SwiftKey que demuestra como dos desarrolladores encontraron en Android la deseada fiebre de oro a la que muchos europeos se embaucaron hace tiempo para encontrar en tierras americanas una nueva vida y riquezas a doquier. Al igual que en antaño, son solamente unos cuantos los que finalmente pueden encontrar un final feliz en ese camino de muchos esfuerzos, riesgos y desilusiones. Podemos nombrar a Instagram, WhatsApp o SwiftKey, y posiblemente también a Snapchat, aunque aquí han preferido seguir su propio camino rechazando suculentas ofertas millonarias por parte de varias compañías entre las que se encuentra Facebook.

El hecho es que, a día de hoy, aunque tengas millones de usuarios utilizando diariamente tu app para ordenar mejor su agenda o que tecleen más rápido permitiéndoles ahorrar muchos minutos en el día, son muchos los desarrolladores de terceros que han de abandonar su app o venderla a una gran compañía que llega con la cara sonriente y el maletín con ese fajo de billetes convertidos en cientos de miles o millones incluso. Esto le ha ocurrido a SwiftKey que debido al capital en riesgo que tenía, con diversos inversores esperando de vuelta ese dinero invertido, y la problemática de monetizar la app, finalmente Microsoft ha sido la encargada de hacerse con la tecnología de predicción que avaló en su día el propio y genio Stephen Hawking.

El ejemplo de SwiftKey

Estamos hablando de una app que ha sido instalada en más de 300 millones de dispositivos y que ha tenido graves problemas para poder monetizar su app y recuperar en dinero el esfuerzo invertido en años, no hablemos ya de riesgos financieros y demás variedades que va unida a la creación de tu propia compañía.

SwiftKey

SwiftKey estuvo disponible durante años a un precio que se acercaba a los 4 dólares, para que en 2014 cambiara de modelo para pasar al freemium, en el que se permitía instalar la app de forma totalmente gratuita y sin publicidad, y que se relegaba en la tienda de temas para monetizarla. Lo ideal, por parte de SwiftKey, es que los usuarios que utilizan diariamente la app compraran un tema especial para que así su teclado fuera casi único, pero esto no ha sido así.

Contad, que SwiftKey no es un equipo de dos o tres desarrolladores, o incluso uno como Chris Lacy, que se dedica a desarrollar su app, corregir bugs o añadir una nueva interfaz en la que se necesita conocimientos de diseño, sino que estamos ante una compañía que tiene bastantes recursos, lo que le permite adaptarse de una mejor forma ante diversas eventualidades. Si sus dificultades la pasamos a un desarrollador como el mencionado o la gran cantidad de pequeños equipos que siguen actualizando sus apps, seguramente que podamos entender como cada vez se encuentran más problemas para seguir con el desarrollo de esas apps.

La depresión de tener una app descargada por millones

Finalmente nos encontramos con la triste realidad que son muchos los desarrolladores que se encuentran ante un infierno más que ante el paraíso soñado que era desarrollar su propia app. Hay varios que han intentado buscar soluciones, pero es bastante difícil encontrar una.

Pongamos el caso de Chris Lacy, desarrollador australiano creador de Action Launcher y Link Bubble. Su justificación para explicar por qué había que pagar de nuevo por su launcher fue simple: la había creado desde cero y había puesto muchas horas en ella. Aparte de que estamos hablando de un desarrollador que ha demostrado que posee gran creatividad y que vive de su trabajo, el crear apps de gran calidad como son esas dos.

Chris Lacy

¿Qué ocurrió? recibió cuantiosas críticas por todas partes y la gran mayoría de usuarios no entendieron por qué debían pagar por una actualización de una app que ya compraron en su momento. Acostumbrados a lo gratuito y sin ser capaces de entender que detrás de esa app hay mucho trabajo, Lacy y otros desarrolladores siguen estrujándose el cerebro para buscar una fórmula adecuada.

Lacy comentó la posibilidad de actualizaciones anuales en las que había que pagar al igual que sucede con una nueva edición de Call of Duty, Hace poco conocimos que vendió su Link Bubble, un excelente navegador web con funciones únicas.

Pushbullet, otra falla

Dejando de lado a un desarrollador que se ha encargado de desarrollar, mantener, ofrecer soporte y realizar el marketing de sus innovadoras apps, encontramos otro especial caso, Pushbullet.

Pushbullet

Pushbullet se convirtió en la app favorita de miles y miles de usuarios para sincronizar todos sus archivos, portapapeles e incluso replicar a mensajes SMS desde su ordenador. De un día para otro, en un movimiento propiciado que tuvo que ver con su financiación, pasó a obligar a los usuarios a pagar una suscripción de 40 dólares a aquellos que utilizaban Pushbullet plenamente. En varios días recibieron críticas por todas partes y reseñas negativas, pero finalmente pudieron lanzar su máxima apuesta para que sean algunos usuarios los que relegan en sus servicios.

Nos quedamos finalmente con la sensación de que hay que poner un poco más por nuestra parte para pasar ante un modelo donde pagar por una app sería lo suyo, aunque siempre nos guste el “todo gratis”. Si esto fuera así, seguramente que veríamos más compras por parte de grandes compañías, pero aquellos equipos más pequeños con varios miembros, podrían seguir evolucionando sus apps y dedicarse plenamente a mejorar sus servicios. En caso contrario, cada vez nos veremos más abocados a menos riqueza de distintas apps en la Play Store, acabaremos en un futuro donde la mayor parte del software estará controlado por tres grandes compañías que fueron comiéndose a los peces más pequeños.

Te puede interesar

Categorías

General, Noticias

Manuel Ramírez

Androidmaniaco, artista y persona polifacética en diversos campos. Estudios realizados en ESDIP (realización de cortos en 3D y animacion clásica) Ilustrador, profesor de dibujo y pintura, y ultimamente volcado en el teatro y la interpretación.

2 comentarios

  1.   Luke dijo

    “abaló”?

  2.   Rosario Esquivel dijo

    Que buen artículo acabó de leer, haciendo analogía algo así opino al respecto del trabajo intelectual de reflexión de temas de actualidad en artículos tan bien escritos como el tuyo, primer artículo que leo de éste sitio web y me los suscribo a mi RSS.

    Saludos y por una cultura de reconocimiento y soporte para el trabajo bien hecho, que siga existiendo ?

Escribe un comentario