¿Invadirán las Google Glass nuestra privacidad?

google-glass

Las Google Glass tienen todos los números para marcar un antes y un después en el sector tecnológico. Es cierto que en el camino se han encontrado unas cuantas piedras, pero las personas que las han probado han quedado encantadas.

Pero el problema de Google Glass son las posibilidades del dispositivo, cuyas funcionalidades pueden violar nuestra privacidad. Y es que aunque las características de las esperadas gafas de Google son muy atractivas, estoy seguro que van a traer más de un quebradero de cabeza.

Y es que el principal problema de las Google Glass es su posibilidad para poder grabar en cualquier momento. Imaginad que estáis en los vestuarios de un gimnasio y entra una persona con las gafas de Google puestas. ¿estará grabándolo todo?

Además en España grabar en público está prohibido si no tienes el consentimiento de las personas a las que grabas. Es cierto que la ley se la salta a la torera todo el mundo, pero ahí está. Por no hablar del tema de la conducción.

En West Virginia quieren prohibir utilizar las Google Glass mientras se conduce. ¿Podría llegar a ser un peligro utilizar este dispositivo cuando conducimos? Es cierto que puede ayudar en muchos sentidos a las Fuerzas del Orden, pero considero que su uso puede ser peligroso. Y si alguien tiene un accidente con las gafas puestas, seguramente las culpas caerán sobre el dispositivo de Google.

En definitiva, creo que cuando lleguen al mercao las Google Glass va a haber un revuelo interesante y muchas empresas van a prohibir el uso de este dispositivo en sus instalaciones. ¿Vosotros qué pensáis? ¿Superarán el escollo de la privacidad? ¿Causarán muchos problemas las Google Glass?

Más información – Usando Google Glass en un concierto de Justin Timberlake, ¿Primera demanda para Google Glass?¿Primera demanda para Google Glass?, Prohibido conducir con las Google Glass puestas


2 comentarios

  1.   ENIAC dijo

    Queda algo de la supuesta privadad ?

    1.    Alfonso de Frutos dijo

      Bueno, algo queda, pero cada vez menos la verdad…

Escribe un comentario